Europa se está calentando, y no va a enfriarse pronto

Un análisis exclusivo de más de 100 millones de puntos de datos meteorológicos muestra que las ciudades más importantes de Europa son más cálidas en el siglo XXI que en el siglo XX. Las regiones subárticas, Andalucía y el sur de Rumanía son las regiones más afectadas.

Actualización (1 de octubre de 2018)

Poco después de la primera publicación de este artículo, hemos encontrado algunas inconsistencias en los datos de 38 de las 558 ciudades de la base de datos Europe One Degree Warmer. Esas ciudades han sido removidas, mientras investigábamos la causa. Los datos se han corregido desde entonces y se han restablecido las ciudades. Nuestras disculpas por el error.

En diciembre de 2015, 195 miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático acordaron "limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales" en el Acuerdo de París . Para varias ciudades de Europa, hogar de millones de personas, ya se ha alcanzado el umbral de 1,5°C.

Una investigación exclusiva de la Red Europea de Periodismo de Datos (EDJNet) muestra que en las regiones nórdicas y bálticas, en gran parte de Andalucía y en el sudeste de Rumanía, las temperaturas medias en el siglo XXI ya eran mucho más cálidas, algunas veces por varios grados, que en el siglo XX, lo que ya afecta la esperanza de vida de los europeos, su salud y su bienestar. El aumento de temperatura de 1,5°C es un objetivo global y las áreas que se están calentando más rápido no están fuera de la ruta de este objetivo; Los científicos han esperado durante décadas que las regiones polares se calentarían más que las áreas más cercanas al ecuador.

En Granada, Córdoba y Málaga, ciudades andaluzas, la temperatura media anual en el siglo XXI fue al menos 1,5°C más alta que en el siglo XX. En Bucarest, la capital de Rumanía, las temperaturas aumentaron en 1,4°C. El aumento en relación con los niveles preindustriales, un período que a menudo se considera entre 1850-1900, es probablemente mayor. Por el contrario, las ciudades en la costa atlántica experimentaron un menor calentamiento.

Estos hallazgos son el resultado de un análisis de más de 100 millones de puntos de datos puestos a disposición por el Centro Europeo para la Predicción del Tiempo a Plazo Medio (ECMWF, por sus siglas en inglés), una organización internacional que calcula los llamados "reanálisis" de datos meteorológicos, basados ​​en una variedad de fuentes tales como estaciones meteorológicas, globos meteorológicos, boyas y observaciones satelitales. Esta es la primera vez que los datos de reanálisis se han hecho fácilmente accesibles en esta escala.

Estos datos son adecuados para estudiar los patrones climáticos en períodos que abarcan más de un siglo, porque armonizan los aportes de miles de fuentes de datos y posibilitan las comparaciones en el tiempo y el espacio. Si bien los valores absolutos pueden diferir de los datos recopilados directamente en las estaciones meteorológicas, especialmente porque las ciudades experimentan el "efecto isla de calor", lo que significa que las temperaturas dentro de las ciudades pueden ser hasta 10°C más altas que en el territorio circundante, las tendencias generales son las mismas.

En cuanto a los datos diarios, EDJNet ha podido mostrar cómo la cantidad de días calurosos y fríos varió en los últimos 117 años. En Split, por ejemplo, la segunda ciudad más grande de Croacia, el número de días en que la temperatura promedio alcanzó los 27°C pasó de menos de uno por año en el siglo XX a 14 por año en el siglo XXI. Por el contrario, la cantidad de días fríos disminuyó en la mayoría de las ciudades. En la capital letona de Riga, el número de días en que la temperatura promedio estuvo por debajo de -1°C pasó de 75 por año en el siglo pasado a 57 en el siglo XXI. Tal información detallada permite una evaluación precisa del impacto local del cambio de temperatura.

Las flechas muestran cuánto ha aumentado la temperatura desde el siglo pasado, en ciudades seleccionadas, en seis pasos; desde un aumento muy pequeño (flecha verde, horizontal), hasta un aumento muy grande (flecha roja, casi vertical). No se muestran todas las ciudades del análisis.

Efectos del calor sobre la salud, el crimen y las habilidades cognitivas

Incluso limitado a un par de grados o menos, los aumentos de temperatura pueden tener graves consecuencias, manifiesta Mojca Dolinar, jefe del departamento de climatología de la Agencia de Medio Ambiente de Eslovenia, una institución del Gobierno. Una atmósfera más caliente puede absorber más agua antes de liberarla en forma de lluvia, explica. Esto implica que los periodos entre los episodios de lluvia se vuelven más largos y las sequías más severas. Por otro lado, la lluvia, debido a la mayor concentración de agua en la atmósfera, tiende a ser más concentrada, lo que genera inundaciones más graves.

Las temperaturas más altas, especialmente las olas de calor, son responsables de miles de muertes desde 2000. La ola de calor de 2003 causó más de 70.000 muertes adicionales en la mitad occidental del continente. A pesar de la promulgación de planes nacionales para prevenir el calor en varios países, una revisión del vínculo entre calor y mortalidad en 9 ciudades europeas muestra que, aunque el exceso de mortalidad disminuyó en París, Roma y Atenas desde 2003, las temperaturas más altas todavía causan muertes excesivas, y no solo en ciudades del sur. Las ciudades nórdicas son más vulnerables al estrés por calor que aquellas que ya hace frente al calor regularmente. En Madrid, por ejemplo, la mortalidad (en relación con los días no calurosos) aumenta cuando la temperatura diaria promedio supera los 21°C, frente a los 19°C en Estocolmo.

El exceso de mortalidad causado por la llamada ola de calor "Lucifer" en 2017, durante la cual las temperaturas superaron los 40°C en los Balcanes, Italia y España, y para la ola de calor de 2018 en el norte de Europa aún no ha sido analizado por las autoridades sanitarias nacionales o las académicas.

Las olas de calor son más mortíferas, pero las temperaturas más altas afectan a los europeos de otras maneras. Los investigadores han demostrado que los alumnos rinden menos, especialmente en matemáticas, cuando la temperatura media diaria aumenta por encima de los 22°C . En 415 de las 558 ciudades analizadas por EDJNet, el número de días escolares por año con una temperatura diaria promedio de más de 22°C aumentó en el siglo XXI, en comparación con el XX . En Sevilla, por ejemplo, los alumnos experimentaron un promedio de 12 días escolares de más de 22°C por año en el siglo XX. Este número se duplicó a 24 por año en el siglo XXI. Las consecuencias de un entorno más cálido sobre el rendimiento académico de los alumnos europeos aún no se han evaluado.

Los criminólogos han sabido desde la década de 1980 que, al menos en los Estados Unidos, el crimen violento aumenta con la temperatura. En Europa, a pesar del aumento de las temperaturas, ninguna agencia nacional de delincuencia o académica ha tratado de replicar el análisis.

El transporte ferroviario y por carretera también se ve afectado por el aumento de las temperaturas, ya que el asfalto se derrite en las carreteras hasta el punto de que algunas de ellas deben cerrarse durante los días especialmente calurosos. El tránsito ferroviario dentro de las ciudades (trenes de superficie y tranvías) puede ser afectado por desgaste a medida que el metal del raíl se expande y se vuelve inestable. Esto puede causar retrasos y, como sucedió en el metro de Washington D.C. en 2012, descarrilamientos.

A pesar de la amplia gama de efectos que han tenido las altas temperaturas en las ciudades europeas, es difícil advertir esfuerzos de adaptación concretos y concertados que se lleven a cabo localmente. Algunos planes nacionales de cambio climático combinan la lucha contra el cambio climático con la adaptación a temperaturas más altas. El cambio climático solo puede contenerse manteniendo los hidrocarburos en el suelo y capturando carbono de la atmósfera (ninguna opción ha producido ningún resultado hasta ahora , mientras que la adaptación a temperaturas más altas significa garantizar que los asentamientos humanos permanezcan habitables bajo un clima cambiante.

Los planes nacionales a menudo se limitan a instrumentos normativos , como los impuestos incitativos para la energía renovable. Cuando se trata de crear espacios verdes para limitar el efecto isla de calor y, por lo tanto, la mortalidad por olas de calor, mejorar la red de transporte local para que sea más resistente al calor o instalar dispositivos de refrigeración en las aulas, las ciudades están solas en sus iniciativas.

En las próximas semanas, EDJNet publicará una serie de historias sobre el impacto local del aumento de las temperaturas en ciudades europeas específicas, e investigará si las autoridades locales y otras partes interesadas se están preparando para mitigar los efectos adversos del aumento de las temperaturas.

Metodología

Hemos analizado dos conjuntos de datos del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Medio Plazo (ECMWF), ERA-20C para el período 1900-1979 y ERA-interim para el período 1979-2017.

Ambos conjuntos de datos son llamados re-análisis, lo que significa que los científicos del ECMWF utilizaron observaciones de una variedad de fuentes (satélites, estaciones meteorológicas, boyas, globos meteorológicos) para estimar una serie de variables para cuadrados de unos 80 kilómetros de ancho lateral (125 kilómetros para ERA-20C). Mientras que las estaciones meteorológicas ofrecen un registro mucho mejor para las observaciones diarias inmediatas, el uso de los re-análisis del ECMWF es mucho más adecuado para el estudio de las tendencias a largo plazo. Las estaciones meteorológicas podrían moverse, o la ciudad podría expandirse a su alrededor, haciendo que sus datos no sean confiables cuando se observan las tendencias centenarias. Sin embargo, los datos del ECMWF no tienen en cuenta los microclimas ni los efectos de "isla de calor", por lo que el tiempo real en las calles de Baia Mare era probablemente uno o dos grados más cálido que los valores que aquí se presentan (la tendencia, sin embargo, es la misma).

El análisis y la presentación de informes fueron realizados por la Red Europea de Periodismo de Datos (EDJNet). Coordinación por J++, Vox Europ y OBC Transeuropa. Otros socios son Spiegel Online (Alemania), Pod Črto (Eslovenia), Mobile Reporter (Bélgica), Rue89 (Francia), Alternatives Economiques (Francia) y El Confidencial (España).