Europa: ¿a quién le afecta más la crisis?

Ningún país europeo ha reaccionado de la misma manera a la crisis de la covid-19: las consecuencias de la epidemia y las soluciones propuestas son en ocasiones muy diferentes, como demuestra el esquema elaborado por Alternatives Economiques.

Image: Felipe Esquivel Reed/Wikipedia CC 4.0

Dependiendo del país, la covid-19 ha acarreado consecuencias sanitarias y económicas muy diferentes. Estas diferencias podrían tener un efecto perjudicial en el futuro de la UE ya que podrían agravar aún más las trayectorias divergentes ya existentes, y por lo tanto, amenazar la supervivencia de la UE si esta no demuestra (mucha) más solidaridad que durante la crisis de la zona euro.

Para poder valorar estas diferencias entre los países, se han tenido en cuenta inicialmente las tasas de mortalidad relacionadas con la covid-19 que los diferentes países han declarado a la OMS. El método de cálculo de víctimas puede variar significativamente de un país a otro, pero por ahora no existe un indicador disponible mejor para estimar el impacto sanitario de esta crisis. En lo que respecta a las consecuencias económicas, se toman en cuenta las previsiones de la Comisión Europea publicadas a principios del mes de mayo en el ámbito de crecimiento en el 2020. Por lo tanto, según en valores medios de la Unión Europea (277 fallecidos por cada millón de habitantes el 22 de mayo y una recesión del 7,4% este año), los distintos países se pueden dividir en cuatro grupos.

1/ Países que experimentan un fuerte impacto económico y una baja mortalidad

Este primer grupo está formado por Grecia, Croacia y Lituania. Grecia destaca entre los países de Europa donde la mortalidad ha sido más baja gracias a un confinamiento estricto aplicado de manera temprana. Sin embargo, según la Comisión Europea, también puede ser el país que se vea más afectado económicamente. No solo por el propio confinamiento, sino también por el impacto previsible de la epidemia sobre el turismo este verano, esencial para la economía del país, así como para la de su país vecino, Croacia. Asimismo, Grecia ya fue el país más afectado por la crisis de la zona euro.

2/ Países que experimentan un bajo impacto económico y una alta mortalidad

Solo tres países europeos entran dentro de este grupo: los Países Bajos, Suecia y Bélgica. Fuera de Europa, Estados Unidos también pertenece a este grupo. Los Países Bajos y Suecia decidieron recurrir a medidas de confinamiento únicamente de manera limitada y han registrado niveles de mortalidad relativamente altos, acercándose casi a la tasa francesa, pero es posible que sufran un impacto económico menor que la media de los países europeos. En cuanto a Bélgica, un país con una alta densidad de población, es el estado europeo donde la mortalidad ha sido más elevada (aunque es también el país que calcula el número de fallecidos por covid-19 de manera más exhaustiva). Sin embargo, en el plano económico, está en el límite de este segundo grupo con una recesión que debería situarse en la media de la Unión Europea.

3/ Países con baja mortalidad y bajo impacto económico

Esta categoría agrupa 16 países, la mayoría pertenecientes a la UE: todos los países de Europa Central y Oriental, a excepción de Lituania y Croacia; los países nórdicos excepto Suecia; y los países germánicos, Alemania, Austria y Luxemburgo. Además, acaba de incluirse Portugal, vecino de España, que sin embargo, ha conseguido limitar tanto el impacto sanitario de la crisis como el económico. Los países de Europa Central y Oriental (PECOs) se han visto afectados más tarde y han tomado medidas drásticas muy pronto. Su buen comportamiento en esta crisis probablemente tendrá consecuencias para la UE a largo plazo. El futuro de la Unión dependerá en gran parte de la disposición de estos países (sobre todo en el caso de Alemania) para actuar de manera solidaria con los más afectados.

4/ Países con alta mortalidad y fuerte impacto económico

Este grupo está formado por Italia, España, Irlanda, Francia y el Reino Unido (aunque esté ya fuera de la Unión Europea). Ninguno de estos países tiene la misma historia con respecto a la epidemia. Italia y España fueron los primeros afectados de Europa y no consiguieron reaccionar antes de que la epidemia se agravase. Sin embargo, no es el caso de Francia o el Reino Unido, afectados más tarde, pero que han experimentado una tasa de mortalidad alta debido, sobre todo, a una respuesta tardía por parte de sus gobiernos, que no tuvieron en cuenta la magnitud de la situación en Italia y España. Asimismo, todos estos países están sufriendo las consecuencias económicas de un confinamiento estricto y prolongado.

Al fin y al cabo, estos países, a los que se debería añadir Grecia y Croacia, necesitarán la solidaridad del resto de Europa para ayudarles a salir de la crisis. En primer lugar, por supuesto, Grecia, España e Italia, que ya habían sido las principales víctimas de la crisis de la zona euro. Si no se aprueban medidas de solidaridad y transferencias presupuestarias lo suficientemente importantes, esta crisis corre el riesgo de acrecentar las diferencias dentro de la zona euro y de la Unión Europea. Dichas diferencias, cada vez más importantes, ya amenazaban la supervivencia del proyecto europeo antes de la epidemia, por lo que una voluntad insuficiente de combatirlas podría acabar con la UE.

Traducciones disponibles
26 mayo 2020

Autor/es:

Guillaume Duval

Translation by:

R. Alonso | VoxEurop
share subcribe newsletter