Los europeos favorecen la movilidad en la UE

El entusiasmo de los europeos por la inmigración intraeuropea está aumentando, pero en general son hostiles a la inmigración extraeuropea.

Estación Central de Milán. Claire Gribbin/Flickr

Según los resultados de la 88 encuesta del Eurobarómetro, publicada en diciembre de 2017, la mayoría de los europeos (64%) tienen una visión bastante positiva de la inmigración de otros países de la UE. En mayo de 2015, señaló recientemente el think tank europeo Bruegel, "el 51% de los encuestados tenía una opinión muy positiva o positiva sobre la inmigración de otros países de la UE. El 40% fue muy o más bien negativo y el 9% no quiso responder. Desde entonces, el apoyo a la inmigración dentro de la UE ha aumentado constantemente".

Según Bruegel, esto significa que "más de dos tercios de los ciudadanos europeos tienen una opinión positiva sobre el movimiento de personas dentro de la UE". Este sentimiento es compartido por casi todos los países europeos, incluido el Reino Unido que negocia actualmente en su salida de la UE, con la única excepción de Chipre, donde el 50% de los habitantes piensa lo contrario.

Si estos datos parecen positivos, deberían compararse con los relativos a la percepción de la inmigración desde fuera de la UE (como se muestra en el segundo gráfico). Por el contrario, en este caso la inmensa mayoría de los europeos tiene un sentimiento general negativo hacia los extranjeros que no son de la UE, en contraste con los de la UE, mientras que sólo tres países - Eslovaquia, Chipre e Italia - tienen un sentimiento general negativo hacia los extranjeros, provengan o no de la UE:

"Los luxemburgueses, irlandeses y suecos son los más favorables a la migración dentro de la UE y al mismo tiempo mantienen un nivel bastante alto de apoyo para la inmigración extracomunitaria. Más de la mitad de los ciudadanos españoles, portugueses o británicos también apoyan la inmigración de fuera de la UE [...] Por el contrario, el apoyo es muy bajo en algunos países de Europa del Este (República Checa, Eslovaquia, Letonia , Hungría y Estonia)", señala el grupo de reflexión de Bruselas. Sin embargo, agrega, debe notarse que esta percepción de inmigración extracomunitaria no se deterioró durante la crisis de refugiados, manteniéndose más o menos estable.

31 enero 2018

Fuente/s:

VoxEurop

Translation by:

Alberto Pérez | VoxEurop
subcribe newsletter