La erosión costera amenaza las vacaciones en la costa europea

Los datos sobre el calentamiento global apuntan a que muchos resorts costeros europeos situados en el Atlántico y en el Mediterráneo podrían perder sus playas debido a la erosión del litoral, causada por el aumento del nivel del mar y la actividad humana.

beaches and village in Tenerife

Santa Cruz area in Tenerife, Canary Islands (photo: vil.sandi/Flickr – CC BY-ND 2.0 )

Este verano, el acceso a las playas europeas es más difícil que de costumbre debido a la distanciación social y al resto de medidas para minimizar la propagación de la COVID-19. Sin embargo, a finales de siglo, unas vacaciones en la costa podrían ser aún más difíciles debido a los efectos del cambio climático.

Varias zonas costeras populares en el Mediterráneo y Atlántico podrían perder su encanto con la misma rapidez que las temperaturas y el nivel del mar aumentan. Esto contribuirá al daño ya ejercido por la humanidad y acelerará la erosión de las playas de arena.

Entre las playas más populares en riesgo riesgo se incluyen San Teodoro en Cerdeña y Lignano Sabbiadoro en la Laguna de Venecia; las islas griegas de Lefkada y Lesbos en las Islas Jónicas; el noreste del Mar Egeo; Saint-Tropez en la Costa Azul; Santa Cruz de Tenerife en las Islas Canarias; y las playas de las islas de San Jorge y San Miguel en las Azores portuguesas.

Hemos analizado los datos obtenidos por el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, que ya tratamos en un artículo anterior. En concreto, hemos calculado el nivel medio de erosión costera de cada municipio en los cinco Estados miembros con el litoral más extenso y el mayor turismo marítimo en Europa: Francia, España, Grecia, Italia y Portugal.

De nuestro análisis de los datos se deduce que, de los 100 municipios costeros con mayor riesgo, 60 se sitúan en Francia (más de dos tercios en las regiones de Poitou-Charentes [actual Nueva Aquitania], Baja Normandía [actual Normandía] y Aquitania [actual Nueva Aquitania]), 17 en España (la mayor parte en Galicia, Islas Baleares y Canarias), 9 en Grecia (dos tercios en el oeste y Macedonia), 5 en Italia (casi la mitad en Cerdeña) y 4 en Portugal (la mitad en las Islas Azores).

Francia

A lo largo de la costa francesa la erosión podría destruir por completo las playas de 387 de los 687 municipios (56%), incluyendo los territorios de ultramar. En el 28% de los municipios restante, la disminución de la arena oscila de unos pocos centímetros a un nivel crítico, mientras que solo en el 16% se producirá una extensión, en gran parte gracias al llenado artificial en las áreas más turísticas. En la popular Saint-Malo, en Bretaña, las playas van a retroceder una media de 85 metros, aunque en algunas zonas podrían desaparecer completamente. La distribución a escala regional quedaría así: los municipios de Francia metropolitana con playas en riesgo de desaparición ascienden a 33 de 49 en Aquitania (67%), 42 de 57 en Poitou-Charentes (90%), 86 de 108 en Baja Normandía (80%), 7 de 19 en Alta Normandía [actual Normandía] (32%), 90 de 183 en Bretaña (55%), 26 de 34 en Norte-Paso de Calais [actual Alta Francia] (76%), 36 de 49 en el Loira [actual Países del Loira] (73%), 7 de 10 en Picardía [actual Alta Francia] (70%), 8 de 59 en Córcega (14%), 15 de 33 en Languedoc-Rosellón [actual Occitania] (45%) y 8 de 51 en Provenza-Alpes-Costa Azul (16%).

España

La erosión podría destruir completamente las playas de 101 de los 412 municipios de la costa española (20%), incluyendo Ceuta y Melilla en el norte de África. En el 46% restante, la disminución de la arena oscila de unos centímetros a un nivel crítico, mientras que al menos en el 30% se producirá una extensión. En la popular provincia de Alicante, en la Costa Blanca, las playas van a retroceder una media de 38 metros, pero en algunas zonas podrían desaparecer completamente.

A nivel regional, los municipios del Mediterráneo en los que las playas probablemente desaparezcan ascienden a 18 de 62 en Andalucía (29%), 9 de 71 en Cataluña (13%), 8 de 62 en Valencia (13%), 5 de 9 en Murcia (50%) y 12 de 31 en Islas Baleares (39%). Los municipios en riesgo a lo largo de la costa atlántica ascienden a 27 de 61 en Galicia (44%), 6 de 18 en Cantabria (33%) y 12 de 64 en las Canarias (19%). Sin embargo, en el Principado de Asturias, 5 de los 11 municipios percibirán una extensión mientras que en los 6 restantes se alcanzarán niveles críticos de erosión, aunque sin una desaparición completa de las playas.

Portugal

En lo que respecta a la costa portuguesa, es muy probable que la erosión destruya completamente las playas de 69 de los 188 municipios (37%). En el 43% restante, la reducción oscilará de unos centímetros a un nivel crítico, mientras que el 21% percibirá un cierto grado de extensión. En la popular región de Faro, situada en el extremo sur, las playas retrocederán una media de 37 metros, aunque en ciertas zonas podrían desaparecer completamente. A nivel regional, los municipios del litoral Atlántico en los que probablemente desaparezcan las playas ascienden a 3 de 8 en el Alentejo (38%), 11 de 38 en el Algarve (29%), 7 de 25 en el área metropolitana de Lisboa (28%), 20 de 40 en el centro (50%), 18 de 35 en el norte (51%) y 10 de 32 en las Azores (31%). Por otro lado, en todos los municipios de la región autónoma de Madeira se producirá una extensión del litoral.

Grecia

En el caso de costa griega, la erosión podría destruir completamente las playas de 188 de los 1005 municipios (19%). En el 74% restante, la reducción del litoral en los municipios oscilará de unos centímetros a un nivel crítico, mientras que solo se producirá una extensión en el 7% de las playas. En las populares islas de Miconos, Íos, Paros y Naxos, en el archipiélago de las Cícladas, las playas retrocederán una media de 70 metros, pero en otras zonas desaparecerán completamente.

A nivel regional, los municipios donde problablemente desaparezcan las playas asciende a 19 de 69 en Ática (28%), 5 de 21 en Épiro (24%), 24 de 96 en el Egeo Septentrional (25%), 8 de 147 en el Egeo Meridional (5%), 14 de 83 en Grecia Central (17%), 27 de 75 en Grecia Occidental (36%), 20 de 90 en las islas Jónicas (22%), 22 de 73 en Macedonia Central (30%), 18 de 48 en Macedonia Oriental y Tracia (38%), 12 de 119 en el Peloponeso (10%), 5 de 32 en Tesalia (16%) y 14 de 152 en Creta (9%).

Italia

En la costa italiana, la erosión podría hacer desaparecer completamente las playas de 109 de los 584 municipios (11%). En el 74% restante, la disminución del litoral oscilará de unos centímetros a un nivel crítico, mientras que solo en el 7% de la costa se producirá una extensión. En la popular región de Rímini, las playas retrocederán una media de 40 metros, aunque en ciertas zonas podrían desaparecer por completo. A nivel regional, los municipios en la costa Adriática con playas en riesgo de desaparición ascienden a 3 de 7 en Friuli-Venecia Julia (43%), 5 de 12 en Véneto (42%), 7 de 13 en Emilia-Romaña (54%), 4 de 25 en Marcas (16%), 5 de 16 en Abruzos (31%), 2 de 4 en Molise (50%), 6 de 67 en Apulia (9%). Los municipios en riesgo en la costa jónica ascienden a 3 de 8 en Basilicata (38%) y 12 de los 114 en Calabria (11%). En lo respecta a la costa tirrena, sin contar Calabria, los municipios ascienden a 4 de 42 en Campania (10%), 6 de 23 en Lacio (26%), 5 de 33 en la Toscana (15%) y 3 de 47 en Liguria (6%). En Sicilia y Cerdeña, el número de municipios cuyas playas corren el riesgo de desaparecer son, respectivamente, 20 de 111 (18%), y 24 de 62 (19%).

Metodología

El estudio realizado por el Centro Común de Investigación calcula la erosión costera neta mediante la combinación de tres factores. Además del aumento del nivel del mar como consecuencia del cambio climático, tienen en cuenta la intensificación de las tormentas y las barreras artificiales situadas a lo largo de la costa (edificios, carreteras, diques), que han reducido drásticamente el tránsito natural de materiales para rellenar las playas. La investigación también tiene en cuenta los detritos que descienden por los ríos debido a la actividad humana o a causas naturales, así como el aumento de los niveles de suelo que en ciertos casos compensa la erosión y resulta en una extensión del litoral. Los investigadores monitorizaron una serie de predicciones en función del escenario climático (niveles altos o bajos de emisiones de gases de efecto invernadero) y varios periodos de tiempo (2050 y 2100). Cuantos más gases de efecto invernadero emite la economía mundial, más contribuye al calentamiento global y, por lo tanto, se genera un mayor aumento del nivel del mar (a través de la expansión térmica y el derretimiento de los polos). 

Los datos obtenidos por los investigadores cuantifican el grado de erosión costera que podría darse en el interior si no existen barreras físicas para frenar el avance del mar. Por lo tanto, ciertas predicciones son excesivas. Para poder aportar una información más realista, decidimos agrupar las playas en tres categorías diferentes, que corresponden al mismo número de índice de riesgo: erosión entre cero y un nivel crítico (hasta 100 metros de erosión), playas en riesgo de desaparición (más de 100 metros de erosión), y extensión costera (más de cero metros). Tanto la gráfica como el mapa hacen referencia al escenario climático más pesimista, que contempla el mayor aumento del nivel del mar, en el periodo hasta el 2100.

Traducciones disponibles
22 julio 2020

Translation by:

R. Alonso | VoxEurop

Data source: Joint Research Centre, 2019

share subcribe newsletter