Disminuyen los homicidios y los suicidios en la UE

En los últimos diez años, ha habido un descenso significativo en el número de homicidios y suicidios registrados en la Unión Europea (UE). Aunque la situación en los países del norte no es tan optimista, en los países del sur se ha observado un considerable descenso de muertes violentas por cada 100 000 personas. 

Photo: Tony Webster/Wikimedia (CC BY-SA 4.0)

Entre 2009 y 2017, el número de homicidios cayó a un ritmo constante en toda la UE. Dado que los últimos datos de los que disponemos datan de 2018, Reino Unido aparece en ellos como un Estado miembro de la UE — si no se incluyera este país, el panorama global sería mucho mejor. 

Cada vez menos homicidios 

El número de homicidios intencionales disminuyó en 25 de los 28 Estados miembros y aumentó en los otros tres. En primer lugar, en Malta, donde se produjeron cuatro homicidios en 2009 y seis en 2018, aunque el verdadero repunte se registró en 2017, cuando se produjeron siete homicidios intencionales. En segundo lugar, en Reino Unido, donde la tendencia fue algo similar, pero a mayor escala: 708 asesinatos en 2009, 787 en 2017 y 754 en 2018. En tercer lugar, Suecia: después de haber registrado 93 asesinatos en 2009, se registraron 113 en 2017 y 108 en 2018. En 25 países de la UE, la situación mejoró considerablemente, pero comentaremos esto más adelante. Primero, analicemos la información de Hungría, donde el número de homicidios también disminuyó de manera considerable. Según Eurostat, en este país se reportaron 139 asesinatos en 2009, 85 en 2017 y 83 en 2018. Sin embargo, estos mismos datos, pero aportados por el cuerpo de policía húngaro sobre los mismos años, aunque muestran la misma tendencia, presentan algunas diferencias: 158 homicidios voluntarios en 2009, 104 en 2017 y 88 un año más tarde (comentaremos posibles explicaciones a estas discrepancias más tarde).

Por lo general, los homicidios disminuyeron significativamente en toda la UE, con 6 100 casos registrados en 2009 y «solo» 4 747 en 2018. Todos estos datos se han añadido en el mapa a continuación. Después de haber seleccionado el año que desees consultar, podrás ver los números totales clicando en el Estado miembro.

Peligro en los países bálticos

No hay muchas sorpresas en estas estadísticas. En los países más grandes se cometen más homicidios que en países como Luxemburgo o Malta (como hemos mencionado anteriormente), donde solo se registra un asesinato cada 2 o 4 meses. Sin embargo, tampoco es el Estado miembro más grande el que más homicidios registra. En Alemania, país donde viven alrededor de 83 millones de personas, se registraron 632 homicidios en 2018 mientras que, en Francia, se cometieron 779 homicidios, con una población de 67 millones de habitantes. Se suele utilizar la referencia de un homicidio por cada 100 000 habitantes para comprender mejor estas cifras. Este sistema ofrece una imagen más realista de la frecuencia con la que suceden estos homicidios y demuestra que los Estados miembros más grandes no siempre son los más peligrosos. Como puedes observar, los países bálticos están a la cabeza de la clasificación, seguidos por un cuarto país nórdico: Finlandia. Los primeros puestos de la lista han ido cambiando a lo largo de los últimos diez años, tras el descenso dramático de los homicidios cometidos en Lituania (en comparación a datos anteriores). La tasa decreciente de la UE también se refleja en la media de los 28 Estados miembros: 1,78 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2009 y 1,23 en 2018. En diez Estados miembros observamos el mismo indicador, mientras que en otros es aún más bajo. En este último grupo se encuentra Hungría, que se sitúa en el puesto 17, entre Irlanda y Austria, con una puntuación de 0,85. El país de la UE que menos homicidios per cápita registra siempre es Eslovenia.

Discrepancias en los datos

Al tratar esta información, es necesario mencionar la contradicción que existe entre la información oficial de Hungría y la información registrada por la UE (también declarada por las autoridades húngaras). En 2019, estalló un serio debate sobre esta cuestión cuando la información de Eurostat 2015-2016 mostró una realidad en Hungría mucho más preocupante de la que se había declarado. En aquel momento, el Instituto Nacional de Criminología de Hungría (OKRI) emitió la siguiente declaración: «Eurostat ha incluido los intentos de homicidio registrados entre 2015 y 2016, mientra que en los años anteriores solo se contaron los homicidios intencionales. Solo se puede obtener un resultado relevante en la diferencia anual de homicidios intencionales si consideramos los registrados entre 2015, con 99 homicidios registrados, y 2016, con 101. Esto quiere decir que la tasa de homicidios por aquel entonces estuvo en torno a 1 (por cada 100 000 habitantes)».

En esta declaración también se resaltó que Eurostat introdujo un nuevo sistema para recoger datos en 2016. Este nuevo sistema funciona de la siguiente manera: cada Estado miembro recolecta sus datos penales en base a su legislación nacional individual. Después, estos datos se integran en un sistema único para todos los países con el fin de que las cifras se puedan comparar entre sí. Según OKRI, «el nuevo sistema ha creado categorías en las que los propios Estados miembros tienen que integrar los crímenes que registran. Sin embargo, como los códigos penales difieren de un Estado miembro al otro, es posible que algunos delitos no encajen a la perfección en una categoría concreta.» 

¿Necesitas información? ¡Búscala!

Qubit.hu trató de rastrear las cifras solicitando datos de interés público. Su principal objetivo era encontrar las cifras que se reportaron antes de la información publicada por Eurostat. El problema es que existen ciertas incógnitas en el registro. En primer lugar, la policía nacional de Hungría afirma que solo tienen datos de 2009 en adelante. La información de años anteriores la gestionan el Departamento de Coordinación y Estadística del Departamento de Elaboración y Coordinación de la Legislación del Ministerio de Interior húngaro. Sin embargo, el ministerio niega esta afirmación, lo que resulta bastante curioso y nos complica bastante la tarea. Aunque se supone que esta información debería ser pública y accesible para todo el mundo a través del conocido sistema de estadísticas criminales EBNyR (donde se puede buscar información desde 2013 hasta el 31 de junio de 2018), sigue faltando la información de 2009 y solo abarca la mitad de 2018. Es por esto que hemos comparado la información de 2017 con las cifras aportadas por Eurostat y las autoridades de Hungría. Hemos observado que, en 2017, Eurostat registró 85 homicidios en Hungría, mientras que las autoridades húngaras informaron a la prensa de un total de 104 homicidios y las estadísticas de criminalidad recogen un total de 178. Esta última cifra puede explicarse por la forma en la que el derecho penal húngaro castiga por igual el homicidio y la tentativa de homicidio, de hecho, que una persona prepare un plan para asesinar a alguien es considerado como homicidio. 

Por lo tanto, se puede argumentar que cada conjunto de datos, tal y como los interpretan los distintos sistemas, se corresponden con la realidad, aunque no den una respuesta clara a la pregunta de cuántos homicidios tuvieron lugar en el país en un año determinado, para ello sería necesario solicitar datos de interés público.

¿Una cuestión climática?

Ahora echemos un vistazo a las tasas de suicidio en la UE. En Hungría, existe la creencia generalizada de que están a la cabeza en la lista de tasas de suicidio en la UE. Afortunadamente, esto no es cierto. Aun así, Hungría registra más suicidios que homicidios, situándose en la media. De hecho, 13 de los 28 países tienen un mayor número de suicidios por cada 100 000 habitantes, y Hungría (5,48) está a un pelo de la media de la UE (5,5). Para ilustrar las posibles tendencias, comparamos los datos de Eurostat de 2011 y 2017 (en el caso de Luxemburgo y Chipre, se utiliza 2012 en lugar de 2011, y en el de Francia, 2016 en lugar de 2017). Las tendencias paneuropeas son similares a las observadas en los homicidios, con 0,7 casos menos por cada 100 000 habitantes. El líder firme es de nuevo un país báltico: Lituania. Sin embargo, la supremacía de los estados del norte ya no es tan clara, ya que la tasa de suicidio también es relativamente alta en la República Checa y Malta. Aun así, está claro que una mayor proporción de personas en el norte de Europa decide acabar con su propia vida que en los países más soleados: Los países mediterráneos ocupan los cinco últimos puestos.

Traducciones disponibles
17 febrero 2021

Autor/es:

Laszlo Arato

Fuente/s:

EUrologus

Translation by:

N. Vidana | Voxeurop
share subcribe newsletter