Erasmus +: ¿Qué impacto tendrá el Brexit?

A pesar de que tanto la UE como el Reino Unido afirman haber dado “pasos decisivos” para asegurar el periodo de transición que seguirá al Brexit, hay mucha incertidumbre acerca de la futura participación británica en el programa de intercambio Erasmus más allá de 2020.

The Warwick University | Wikimedia Commons

La UE y el Reino Unido han anunciado la semana pasada haber dado “pasos decisivos”, según las palabras del negociador de la UE Michel Barnier, para asegurar un proceso de transición hasta el 31 de diciembre de 2020.

Pero “no hemos llegado al final del camino”, advirtió Barnier. Queda trabajo por hacer.

Todavía quedan por discutir problemas como la frontera irlandesa, la circulación de productos, o la participación británica en Euratom o Eurojust, reporta EUobserver. La lista incluye los exitosos programas de investigación y educación, tales como Horizon 2020 y Erasmus+.

“No podemos especular acerca de los escenarios futuros”, dijo la Agencia Nacional Erasmus+ del Reino Unido, “pero notamos que la posición del Gobierno es que la participación del Reino Unido en algunos de los programas europeos que ‘promueven la ciencia, la educación y la cultura’ podría continuar”.

El documento del acuerdo financiero entre el Reino Unido y los Estados de la UE afirma que los británicos “pueden desear participar en algunos de los programas de la Unión del nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP) que entrará en vigor después de 2020 como Estado no miembro”. Erasmus+ es financiado a través del MFP.

Pero Rory Palmer, miembro del Parlamento Europeo (MEP) del Partido Laborista británico, pide más acción por parte de las autoridades británicas para “encontrar una manera de proteger los derechos de los jóvenes”.

“Hasta ahora, el Gobierno del Reino Unido ha ofrecido cálidas palabras, pero poca claridad,”, declaró a EDJNet, “y eso significa que la gente joven no tiene certidumbre”.

Según Palmer, “la incertidumbre respecto a la participación del Reino Unido en Erasmus comienza a afectar a los jóvenes que están planeando sus estudios y no saben si tendrán o no las mismas oportunidades que las generaciones anteriores”.

“Lograr un acuerdo para continuar con Erasmus puede ser una victoria fácil que podría desbloquear otras negociaciones más complejas,” indicó João Bacelar, director gerente de la Fundación de Universidades Europeas.

E “incluso los políticos más recalcitrantes en favor del Brexit piensan que esta colaboración tiene que mantenerse”, añadió el presidente de la Asociación Europea para la Educación Internacional, Markus Laitinen.

Pero en Europa “no hay acuerdo hasta que todo haya sido acordado,” como advirtió Michel Barnier al anunciar el periodo de transición. Y aunque se logre un trato, habrá un nuevo programa Erasmus después de diciembre de 2020. “Por lo que, de todas maneras habrá que renegociar todos los acuerdos”, dijo Laitinen a EDJNet.

Francia, Dinamarca y Malta, los países con más “dependencia británica”

El Reino Unido es el tercer país más popular del programa Erasmus, detrás de España y Alemania. El país recibió a casi 64000 estudiantes y personal académico en 2015; la mitad de ellos provenientes de Francia, Alemania y España según el último Informe Anual Erasmus+.

Estos tres países son también los más populares entre los británicos. Más de 26660 estudiantes y personal académico fueron al extranjero bajo el programa Erasmus.

Pero ajustando el número a cada país, se puede concluir que algunos socios europeos tienen más conexión con el Reino Unido que otros. Francia lidera el grupo con la más alta proporción (14 por ciento) de estudiantes y personal académico británicos bajo el programa Erasmus+ en sus instituciones.

Mientras que la dependencia hacia los centros de estudios británicos es más grande en Malta y Dinamarca, donde uno de cada cuatro estudiantes eligió ir al Reino Unido en 2015.

Los Países Bajos, Italia y España se unen a la lista de formación del personal académico, con respectivamente 74 por ciento, 39,5 por ciento y 37,8 por ciento del personal Erasmus enviado a Gran Bretaña.

El Reino Unido es, de hecho, el destino número uno para colegios y para el personal de Educación Vocacional y de Formación en el extranjero.Si se produjera la salida del Reino Unido sin lograr un acuerdo, esto tendría consecuencias para ambos lados de la negociación. Pero el impacto sería diferente.

“La pérdida de un socio con una reputación como la del Reino Unido no es algo de lo que podamos alegrarnos, pero tampoco como para que se bloquee el programa. Los flujos se ajustarían con el tiempo”, dijo João Bacelar, quien también apuntó que existe “cooperación con muchos otros países angloparlantes”.

“El impacto es difícil de cuantificar”, manifiesta Markus Laitinen, puesto que el futuro es incierto. “Para los estudiantes de la UE, el miedo podría ser que en el futuro haya que pagar más para estudiar en el extranjero”, comentó.

Pero para el Reino Unido, salir de la UE sin tener un acuerdo lo dejaría fuera del grupo de los 33 países miembros del programa. El Reino Unido participaría entonces con el estatus de “país socio”, que incluye a todos los demás países del mundo y cuyo presupuesto asignado es mucho menor.

Reducción de fondos en las instituciones británicas

El Reino Unido fue el quinto país con la proporción más alta de presupuesto anual de Erasmus+ en 2017 (7,2 por ciento), detrás de Alemania (11,8 por ciento), Italia (10,4 por ciento), Francia (9,7 por ciento), y España (8,8 por ciento).

Y el programa será fortalecido para el periodo 2021-2027. El Parlamento Europeo está planeando un futuro mejor para el programa de movilidad europeo.

Una de las propuestas duplicaría el presupuesto, haciéndolo crecer de 14,7 a 30 mil millones de euros. La segunda propuesta, más optimista, multiplicaría por 6 el número previo para llegar a 90 mil millones de euros.

Los principales beneficiados serían las instituciones de educación superior, que obtienen la mitad de los fondos de Erasmus+. En 2017, los centros de educación superior británicos obtuvieron 67,5 millones de euros. 

Pero las instituciones superiores representan solo el 16 por ciento de las solicitudes para fondos Erasmus en el Reino Unido. Alrededor del 40 por ciento de ellas son colegios y bachilleratos cuya financiación se destina a la educación general y a proyectos de formación vocacional.

La colaboración y movilidad internacional “impacta en la calidad de los sistemas de educación y formación juveniles del Reino Unido,” declaró la agencia nacional del Reino Unido, pero también “mejora las oportunidades para los grupos con desventajas socioeconómicas” y construye relaciones duraderas, añadió la agencia.

“No podemos permitir que el Brexit lo ponga en riesgo”, declaró el europarlamentario Rory Palmer. “Después de todo, mucha gente joven no pudo votar en el referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la UE, y para ellos no es justo que sus derechos y oportunidades se debiliten”.

João Bacelar se mostró de acuerdo. “Sería cruel condenar a los jóvenes, que se han opuesto ampliamente el Brexit, a sufrir las consecuencias de dicha decisión”

“La cooperación en la educación es tan importante como la cooperación en la regulación farmacéutica, si no más”, advirtió João Bacelar.

“Hasta el 2020 el objetivo debe ser unir fuerzas para asegurarse que el Reino Unido permanezca en el programa Erasmus” lo que sería “un claro escenario en el que todo el mundo gana”, dijo.

 

27 marzo 2018

Autor/es:

Carmen Aguilar

Fuente/s:

VoxEurop

Translation by:

Raúl Durán Bravo

Noticias de datos